jueves, 20 de septiembre de 2007

Pequeñas Historias... pequeñas niñas...

No es solamente una niña la que está embarazada. Es un Estado el que calla. Es Argentina la que olvida a sus nenas de 11 años. Las olvida cuando no les habla.
Las olvida cuando no las ve, las olvida cuando silencia violaciones y abusos, las olvida cuando la impunidad duele más que el crimen mismo.


Durante las últimas semanas se conocieron dos casos de niñas de apenas once años con embarazos tan avanzados que ya no puede siquiera discutirse sobre la pertenencia de un aborto no punible. Estas historias tan pequeñas como sus protagonistas son emergentes: año a año, el número de niñas madres aumenta en la Argentina –en Santa Fe, por ejemplo, sólo en la mitad de 2005, 307 niñas menores de 14 dieron a luz–: una situación que se registra como grave, aunque no lo suficiente. Por Luciana Peker
A los 11 años la menstruación viene o está por venir o ya le vino a una compañera de banco y una espera esa marea roja como se espera lo desconocido: con temor, desesperación, pasión, alegría, dolor o expectativa. A los 11 –o 12– años la menstruación divide. Pero no es un ritual de tacos altos o un beso inaugural. No es un rito, es un rastro. A los 11 años aparece la palabra mancha –y ya no por juego–, pero esos 11 años no son iguales para todas las niñas argentinas. Para esperar hay que saber qué se espera. Y para saber –a los 11 años– alguien (de más de 11) tiene que saber explicar que ese cuerpo es decisión y deseo. No manipulación o destino.

Este último mes las noticias se plagaron de títulos con nenas de 11 años que no tendrían que haber dejado –ni dejar– la sala de pediatría y ya están acorraladas en la de obstetricia. Son noticia porque esta vez el capricho de las noticias las sacó del silencio. Pero no son las primeras, ni las únicas. “Está creciendo la cantidad de nenas que se embarazan desde que menstrúan –que puede ser a los 9 años– hasta los 14. La tasa de fecundidad por mil para la franja de 10 a 14 años, en 1960, era de 1,0 por cada mil pre-adolescentes. En cambio, ahora, es de 1,8”, resalta Mabel Bianco, médica y presidenta de la Fundación Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM).

Ver nota en Página 12

2 comentarios:

Sandra Barilari dijo...

Diario Clarín - setiembre 2007
DELITOS SEXUALES : MANIFESTACION Y PROTESTA EN GENERAL PACHECO

Escándalo por una denuncia de violación a una chica de 16 años


Un hombre aseguró que un vecino abusó de su hija. Pero la Justicia lo dejó libre.

Detrás de la denuncia, llegó el escándalo. El padre de una adolescente de 16 años que padece un retraso madurativo se presentó ante la Justicia y aseguró que su hija había sido violada por un chofer de colectivo. El imputado fue detenido, pero menos de ocho horas después lo liberaron. El caso quedó así envuelto en una gran polémica, que incluyó manifestaciones ante una fiscalía de Tigre y todo tipo de acusaciones cruzadas.

El caso se conoció ayer tras la liberación, cuando Fabián Coronel comenzó su protesta en la puerta de la fiscalía de Tigre, ubicada en Entre Ríos 559, en General Pacheco. Lo acompañaba la Asociación de Víctimas de Violaciones (AVIVI), en una manifestación que se mezcló con la de aquellos que esperaban a que sacaran de ese mismo lugar al cura acusado de cinco violaciones (ver página 42).

Coronel y los integrantes de AVIVI aseguraron ante la prensa que había pruebas para dejar preso al colectivero, de 23 años. Sin embargo, fuentes policiales indicaron que en la revisación médica que le hicieron los peritos a la chica no se detectaron lesiones compatibles con una violación. Ese sería el motivo por el cual la Justicia liberó al acusado.

"El sábado 8 de setiembre, mi hija fue violada por un joven que vive en un departamento que está arriba de mi casa. Yo me enteré dos días después, el lunes 10. Entonces lo fui a buscar a su casa y le pegué hasta que me lo sacó la Policía", contó Coronel a Clarín. "No sé quién llamó a la comisaría. Pero menos mal que vinieron, porque creo que si no lo mataba", agregó.

Según fuentes del caso, el acusado está casado, tiene dos hijos y su esposa está embarazada de ocho meses. Hasta el día de la denuncia, trabajaba manejando un colectivo de la línea 60.

"El violador y su familia viven en un departamento que yo les alquilaba arriba de mi casa (en el barrio Ricardo Rojas, General Pacheco)", explicó Coronel. "El día que atacó a mi hija yo había salido a hacer unos trámites y ella quedó sola".

El papá de la chica aseguró a Clarín que, mientras él hacía la denuncia, la Policía Científica revisaba su casa encontraba en un tacho de basura del baño el profiláctico que supuestamente usó el chofer para violar a su hija.

Sin embargo, la versión de la Policía es distinta. "La denuncia la hizo el hombre en la comisaría 6ª de Tigre el martes 11. Llegó allí con un profiláctico lleno de semen y dijo que era del joven que violó a su hija. Un rato después, el sospechoso fue detenido. Pero estuvo sólo ocho horas preso porque la Justicia determinó que las pruebas no eran suficientes", contó un investigador. De todas formas, el colectivero accedió a que le tomaran muestras de su ADN para hacer cotejos.

María Elena Leuzzi, presidenta de AVIVI, se reunió ayer por ese motivo con el fiscal del caso, Santiago Quián Zabalía. "El fiscal dice que la Policía le dijo que el profiláctico lo llevó el papá. Pero Coronel dice que lo halló la Policía. Por esta discusión, el violador ya está prófugo", le dijo la titular de la ONG a Clarín.


--------------------------------------------------------------
Jorge Garaventa
jorgegaraventa@hotmail.com.ar
MSN jorgegaraventa@hotmail.com
www.jorgegaraventa.com.ar

Justicia por l@s jóvenes muert@s de Cromagnón
Denuncie la violencia doméstica contra la niñez y la mujer.
En Capital Federal TE 102 (niñez) y 0-800-666-8537 (mujer)
En Nación 0800-2222-800 (niñez)
Pregunte en su ciudad--

Sandra Barilari dijo...

Febreo 2008
UN CASO DE TRAFICO DE PERSONAS ENTRE BOLIVIA Y ARGENTINA
La triste historia de Luz, una nena de 12 años esclavizada y violada
Sus padres la entregaron en un pueblo boliviano para que trabajara de niñera en Buenos Aires. Pero aquí la encerraron a trabajar en un taller textil clandestino y la redujeron a la servidumbre. Una pareja está detenida.
Para leerla haga click en el siguiente link:
http://www.clarin.com/diario/2008/02/16/policiales/g-06201.htm